Actívate en Otoño y practica el Envejecimiento Activo

Después del verano y de un cambio de rutinas para adaptarse a los días más calurosos llega el otoño. Este es un buen momento para ponernos en marcha y reanudar las actividades que dejamos aparcadas por el calor.
Muchas actividades proporcionan a los ancianos claros beneficios para la salud: mejorar la condición física, promover las relaciones sociales, mantener hábitos saludables y sobre todo divertirse.

Actividad física:
Entre los ancianos es muy importante mantener un nivel óptimo de fuerza y masa muscular para evitar caídas que causen fracturas. Con la actividad física y la fuerza muscular y el trabajo de impacto, la osteoporosis se puede mejorar. Puedes hacer ejercicio físico disfrutando activamente del ocio realizando actividades como petanca, tai chi, marcha nórdica, yoga o baile.

Relaciones sociales:
En un Centro Cívico o en un Casal se pueden disfrutar de diversas actividades dirigidas a promover la participación social y las relaciones intergeneracionales orientadas a promover la salud. También puedes disfrutar de cursos de formación y promoción del uso de nuevas tecnologías que al mismo tiempo ayudan a mantener el cerebro activo y prevenir el deterioro cognitivo.

¿Hacemos un café? Disfrutar y participar en un debate permite fomentar la amistad, fortalecer las relaciones sociales y también enriquecer la cultura de los asistentes. Hay cafeterías que organizan reuniones, son espacios donde puedes sentarte un rato para compartir un café o una infusión, donde puedes exponer ideas y opiniones y dejarte llevar.

La experiencia puede ser muy útil. Una de las mayores preocupaciones de los ancianos es la necesidad de querer sentirse útiles en la sociedad y, a través del voluntariado, enriquece la vida de los beneficiarios, pero sobre todo enriquece la autoestima de las personas que la hacen.